New York Fashion Week Otoño/Invierno 2012 ¿Reportando desde Londres?

Con la cantidad de información nutriendo internet puede uno hacerse una idea bastante clara de lo que pasa, especialmente si ya hemos experimentado el famoso evento en Bryant Park. Desplazarse a Nueva York para cubrir la semana de la moda pareciera no tener sentido. Desde luego, nada se compara con la embriagante emoción de correr de un desfile a otro (si tenemos la suerte de ser invitados) tratando de capturar lo que de cualquier manera podemos obtener de los PR de los diseñadores, absurdo hasta cierto punto tratar de estar. Es aun mas sincero cubrirlo desde la distancia, si lo único que nos interesa son las tendencias para el Otoño/Invierno 2012 o las tendencias de hoy, estas ultimas accesibles gracias a los bloggers del Street Style. Para saberlo “todo”, una buena conexión, ropa confortable y un buen sofá son suficiente, ahorrándonos las penas ligadas a currarse una invitación, tomar aviones, preparar un ajuar apenas digno para la ocasión, y todas las demás complicaciones.

Vivimos una gran revolución, donde todo, todo puede ser virtual, los amigos, el amor, la información, y hasta la propia experiencia. Todo comenzó con Platón y su teoría de la caverna, la distancia entre el objeto y la representación se fue construyendo, agregamos cada vez mas niveles de la representación, hasta que perdemos la noción del origen o la inspiración. Todo es representación, la realidad es una representación, y la moda, como siempre aprovechadora, no escapa de eso, por el contrario se nutre de ello.

Pero no todo es tan simple, y todo depende de la percepción que tenemos de las cosas. Cubrir la semana de la moda en Nueva York desde mi casa en Londres seria posible si me adhiero a las creencias de que la moda son solo tendencias, un compendio de ideas u objetos, que nos someterán tarde o temprano. Esto es un sistema de prescripciones que la mayoría precisa para valorar sus ropas y muchas veces su personalidad, para “Estar a la moda” como diría mi Mama. Si por el contrario nuestra percepción de la moda es mas bien cualitativa y extensiva, estaríamos perdiendo una parte importante que solo es posible percibir estando allí, la conexión entre todos los elementos, y cuando hablo de elementos no me refiero a los vestidos, los zapatos, el peinado, e incluso las modelos o el decorado. Los elementos son ilimitados y desde luego dependen de quien les hace conscientes, desde la excitación de ver lo que un diseñador muestra, pasando por el lugar en el cual se presenta el desfile y los invitados, hasta terminar con la propuesta concreta con su atmosfera, hecha de tantas subjetividades como percepciones posibles.

Lo que para mi hacia de la semana de la moda un evento súper excitante, siempre, era estar en Nueva York, solo eso le proveía de una energía única, de un halo de gloria, era como volver a Studio 54 en la época de apogeo. Cuando cubría este evento hacia finales de los 90, estar allí era casi como estar dentro de una LavaLamp. Lo que mas me gustaba de estar allí era poder comprender el sistema, los mecanismos que organizan, y las intenciones detrás de cada movimiento, porque todo, todo es intencional. Para entonces mas que periodista, era la productora de un programa de modas para Latinoamérica, y aunque el canal era E! Entertainment, ninguna puerta se abría para nosotros espontáneamente. A pocos diseñadores les interesaba un mercado en el cual sus nombres eran solo sinónimo de perfumes y cosméticos en general. Dolía no estar en los mas reputados desfiles como Calvin Klein, pero ahora me doy cuenta que esta exclusión dejaba también lugar para transitar las conexiones entre todos esos elementos, y sobre todo me dejaba comprender las jerarquías, y los intereses.

Cubrir NYFW desde aquí es hoy posible porque los agentes han cambiado, y la gente de la moda es casi tan famosa como la gente del cine (Anna Wintour, Grace Coddington, Anna Dello Russo, Amanda Brooks, Shala Monroque, Hanneli Mustaparta, André Leon Taley, The Sartorialist y pare de contar) o cuando menos disfrutan hoy de una exposición que no podía uno imaginar hace 10 años. Claro que ausentes (pero sobre todo desconocidos) no podríamos preguntarles lo que piensan, pero acaso es tan importante lo que los expertos piensan.

Mientras escribo, tratando de dar coherencia a esto, me doy cuenta de que lo lo que me mantuvo al margen, y lo que quizás termino definitivamente con mi vinculo con la moda, es que jamás asistí a un desfile con la idea de encontrar inspiración para mi guardarropa, y mucho menos con la idea de adquirir alguna pieza, aunque a veces lo hice. Un desfile siempre fue para mi un espectáculo, un happening, la expresión y síntesis de un sistema bastante complejo que a pesar de todas las facetas, sigue siendo un modelo económico, quizás el modelo económico “modelo”. Me apasiona sacar conclusiones, analizar los movimientos de los que hacen la moda y su impacto financiero y social.

Asimismo, aunque muchos nieguen con extrema convicción que la moda no es Arte, es difícil negar que en muchas de sus expresiones editoriales y desfiles, la revelación del imaginario de un diseñador o de un editor se hacen de una cierta valoración artística (Hussein Chalayan, Nick Knight, entre otros). Lejos muy lejos de la caricatura que es para mi reducir la moda al uso de color Fucsia durante la próxima temporada, mi pasión por la moda esta ligada a la representación del cuerpo, quizás incluso al aspecto tribal del ímpetu vestimentario, lo cual seria útil describir como una mirada antropológica. Lo cierto es que todas esas tendencias, y la manera de interpretarlas y hacerlas ubicuas me hablan del hombre y de sus búsquedas. Quizas estoy equivocada porque la moda es solo un sistema economico, y todos los movimientos estan calculados para hacer dinero.

A veces tengo nostalgia de aquella representación de mi misma dentro del universo de la moda, pero siempre termino realizando la misma contradicción, quisiera cubrir desfiles y asistir a todas las semanas de la moda, pero no podría hablar de la nueva manera de llevar el bolso, o de los centímetros exactos del stileto para la próxima temporada. Cuando veo lo que hacen la mayoría de los blogs, sites, revistas, no puedo dejar de preguntarme si eso de lo que yo hablaría interesaría a los demás, quizás no. Para mi misma, lo esencial de mi relación con ese mundo sigue intacta, porque la moda es mucho mas que estar de moda, a la moda o démodé.

Imagen via Mint Digital

One thought on “New York Fashion Week Otoño/Invierno 2012 ¿Reportando desde Londres?

  1. Pingback: NYFW FW 2012: Mis siluetas preferidas | Voza

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s