La decisión de francesa

¿Hollande o Sarkozy?

En Francia, uno suele escuchar que los franceses tienen el corazón en la izquierda y el dinero en la derecha. Esto desde luego no es una gran contradicción porque los galos logran conjugar estos extremos discutiendo la igualdad social y el respaldo a dictadores presidentes como Fidel Castro y Hugo Chávez mientras degustan los mas sofisticados platos en alguna mesa Michelin durante las larguísimas vacaciones de verano o alguna otra ( y son muchas).

Para los progresistas y emprendedores, esos para quienes el régimen socialista constituye un obstáculo, la única opción posible es Sarkozy. Para quienes quieren más beneficios sociales, un estado paternalista, y la oferta de 60.000 nuevos empleos públicos, la opción es Hollande. Pero para la mayoría, los que están justo en el medio, los centristas, y quizás todos aquellos que hicieron que la balanza se inclinara hacia Sarkozy durante las pasadas elecciones, la experiencia de estos últimos cinco años durante los cuales el presidente Francés mostro que él jugaba para ganar solo, y no para hacer ganar al país, los hace inclinarse hacia la izquierda con la infantil esperanza de que una vuelta a los valores socialistas dará al pueblo francés la tranquilidad que tanto desea.

La crisis comienza a sentirse y gane quien gane, izquierda o derecha, las cuentas con el espejo tendrán que arreglarse porque el baile de mascaras esta por terminar, y ni Sarkozy ni Hollande, ni los otros entre Bayrou y Marine Le Pen tienen el poder para evitarlo. Quienes elegirán a Hollande este domingo, no lo harán por convicción sino porque durante el gobierno de Sarkozy entre Bling Bling y mano dura, la mayoría y sobre todo la gran población de inmigrantes ha sido condicionada para votar por todo lo contrario, por la diferencia, aunque en realidad todos sabemos que Hollande, además de restituir la condición paternalista del estado, no podrá evitar seguir las mismas políticas económicas que cualquier otro, incluyendo a Sarkozy.

Una vez más, como siempre, observo que quien elige no es necesariamente quien vota, ese que se hace números para favorizar (o para castigar a un candidato). Elegimos sobre todo aquellos quienes insistimos en mantener un cierto orden de cosas según las cuales nuestros privilegios permanecen intactos, olvidando que nuestro éxito, seguridad y tranquilidad dependen de la de los demás. Haber creado un sistema de aparente igualdad basado en las diferencias, con un gran énfasis en las ultimas (nacionales por citar alguno con la consecuencia de un 20% del Frente nacional) y otras no menos preocupantes, ha hecho que incluso el mismo Sarkozy con su estilo opulento, su necesidad de diferenciarse del pueblo, y su discurso, elija a François Hollande.

Mientras todo se decide mañana, en las redes sociales se dice que el estatus en Facebook de Carla Bruni alias Marie-Antoinette Nouvelle, paso de “Casada” a “Es complicado”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s