Nuevo

Sigo descubriendo como utilizar el Ipad, o mas bien los software para dibujar. Esto es quizas lo mejor que me ha pasado en este año. Dibujar es terapeutico, me relaja tanto como meditar. Supongo que esto es mejor que hacerlo bien. Este dibujo lo he hecho luego de ver unos muy buenos tutoriales en Youtuve, y estan inspirados por una foto de Vanessa Jackman. La maravilla de Photoshop, poder utilizar las fotos como referencia directa, esto es calcarlas. Parece penoso, pero de hecho también exige mucho trabajo. Lo mejor es que me ayuda con las proporciones.

Esos son mis nuevos anteojos. Estoy demasiado feliz de poseerlos. Después de años buscando un par que se sostenga en mi nariz horizontal, he encontrado estos de Cutler and Gross que no solo se sostienen, sino que ademas me dan suficiente espacio para los ojos, y no caen en mis pomulos. Son perfectos.

 

Tainted Love

Voy al cine aproximadamente 3 veces por año. El pasado domingo pude preparar todo para ir a ver Amour. No sin miedo, Hanneke nunca mostrara cuan dulce es enfrentar la vejez. Llegué tarde, asi que tuve que escoger otra película Sightseers, y esto porque en el afiche se leian cuotas de las criticas de cine que solo indicaban cuan divertida es. Y pues, no lo es. No es divertido ver la realidad de personas marginadas por los demás o por si mismas. No me niego a verlo, pero no quiero reírme de las manías de una anciana o lo que es peor de la ausencia de moral de un tipo normal que no es otra cosa que un serial killer, y aquien lejos de parecerse a la Serial Mum de Jhon Waters, es demasiado real para que uno pueda disfrutar la ironia. Irónico no sé, pero sobre todo grotesco. Abandoné la sala antes del 3rd asesinato, porque intuyo que si en media hora había matado a tres, en lo que quedaba de película iba a matar a una decena. Cuando abandoné la sala, sentí que solo estaría perdiendome la música, excelente repertorio durante las primeras escenas. Tainted love de Soft Cell fue la primera, y debo confesar que inevitablemente seguí el ritmo, y quedé con ganas de escucharla una y otra vez. Descubrir el video clip fue, qué decir, lo mejor desde que descubri el Lip Balm ¡Qué estética!

La otra canción fue de Françoise Hardy y Jacques Dutronc, Amours Toujours… No encontré video, pero encontré Le temps de l’amour en una versión tele que además de graciosa muestra ese French chic que todos admiran.

Nuevos ojos

 

Sigo disfrutando mientras descubro lo que puedo hacer en el iPad. Este dibujo puede llevar texto, o no. Quizas después de dormir…

la nariz

… O mas bien mi percepción de mi nariz. Siempre recuerdo cuando durante aquellos días del liceo, con un grupo de amigas evaluábamos las razones por las cuales una chica en nuestra clase era tan fea. Era una conversación particular, porque creo que uno habla mucho mas de esas bellezas que destacan que de las fealdades que muerden. Entonces, yo, obsesionada por la nariz Charlotte Rampling de mi abuela apunte: “Su nariz es muy fea, eso creo”. Otra amiga, mucho mas segura que yo, respondió: “La nariz, no creo, una nariz fea no afecta tanto el rostro como una boca fea”. La palabras parecen simples y sin ritmo, pero algo de importante había en aquella investigación. La consecuencia ha sido que eso de que la nariz debe hacer un mayor esfuerzo para que seamos feos, me hizo desplazar mi obsesión a mi boca y a otros elementos de mi imagen.

No fue sino hasta hace unos años cuando nuevamente mi nariz volvió a protagonizar ese teatro macabro que es el mirarme en el espejo. Y me miro constantemente, hasta tengo una amiga que dice que soy narcisista, pero creo que mas bien me miro como quien quiere descubrir que lo que ha visto antes no es verdad. Y vuelvo a mi vida sometida al poder de mi nariz. Esta vez, la razón era la necesidad de usar lentes. Lo que descubrí entonces es que la composición que hacen de mi nariz, mis ojos y mis pómulos hace casi imposible encontrar lentes pertinentes. Desde luego es un problema, pero puedo vivir con él sin mayor drama.

Luego llego L (ahora 5 años, ya lo dije, pero es que creo que ese desconocido es siempre nuevo) quien con apenas 2 añitos comenzó a interesarse en su nariz, o mas bien en su nariz en relación con las tantas narices que la rodean. Su pregunta, estupenda pregunta fue: “Mama, porque Tata tiene la nariz así (poniendo su dedo índice verticalmente en el medio de la cara) y la de nosotras es así (colocando el dedo horizontal en medio del rostro)”. Me costó responder inmediatamente, no porque tenia decir alguna de esas historias esotéricas que suelo contarle, sino porque ella tan pequeñita había con su pregunta dado respuesta a esas tantas preguntas que nunca supe formular sobre mi nariz, mi existencia y los otros.

Tengo la nariz horizontal, y aunque claro podría recurrir al cirujano estético para rotarla hasta la verticalidad mas puntiaguda, prefiero disfrutar de los obstáculos que esta geometría particular me ofrece.  Y el principal obstáculo son los lentes, objetos cuya invención y preservación parece estar monopolizado por gente de nariz vertical.

Esa soy yo, una nariz horizontal…

Gris clair

Mi obsesión por los perfumes es mas que eso, un juego. Hace un par de días cumplí con el deber de llevar a un amigo (de esos que merecen) a Liberty. La ultima habitación antes de abandonar el templo: Perfumes. Me gusta pasearme y descubrir o redescubrir aromas que parecen delimitar memorias. Después de los obligados pasajes por Dyptique, Frederic Malle, Le Labo, nos aventuramos hacia otros territorios. Prejuiciosa como soy exclamé: Esto es Serge Lutin. Muy francés, muy famoso, pero no me engancha. Aun así me quedé cerca quizás suspendiendo mi incredulidad. La razón para el desinterés no es otra que la botella, demasiado flaca, demasiado comercial quizás. Comencé a probarlos todos, de izquierda a derecha, desde abajo hacia arriba, de pronto me habitó una gran confusión. El nombre de esa confusión: Gris Clair.

El perfume era toda una aventura, difuso, confuso, frio, todo esto antes de nombrarlo. Gris clair (o gris claro para mi mama) me envolvió en un aura de luces dicotómicas entre frio y calidez (en mi sistema poco que ver con calor). De pronto empezaron a desfilar en mi cabeza objetos, palabras, momentos, personas, situaciones, todos grises, como ese momento suspendido durante el invierno, como el cielo londinense después del almuerzo, como ese sweeter acolchado que apenas sostiene sus botones, como esa manta que nos hace siameses perezosos. Afuera ahora se escuchan las gaviotas, también grises.

Me retracto mientras construyo mi deseo de ese gris clair inesperado, con el entusiasmo que me regala el misterio ¿Cuantos matices de gris claro me regalara este aroma cuando lo posea?

Poco que ver con Prada

Ayer decidí casi impulsivamente comprar mi primer iPad. En casa hemos usado el codiciado objeto desde que salió por primera vez, pero nunca lo sentí mío, nunca lo necesité. La razón para necesitar uno que lleve mi nombre es que he descubierto muchas aplicaciones para pintar, diseñar, animar, etc.

Esta es el primer dibujo que hago en mi tableta blanquísima. Me relaja dibujar. Desde luego no hay nada original en este dibujo (quizás los números que aparecen abajo y que no tengo ni idea de por qué están allí). Me encantan las ilustraciones de Garance Doré, cada vez que las veo me doy cuenta de que siempre he estado muy confundida en la vida, no quería ser diseñadora de modas, sino ilustradora, pero en el pueblito de donde vengo, y en el país de donde soy eso de ilustrar parecía no tener mucho valor. Desde luego sus trabajos son solo una referencia, dificil de igualar. También me gustan las fotos de Jak & Jill, y es que el autor Tommy Tom es quizás el mejor fotógrafo Street Style, y lo digo porque es quizás el único que poco necesita explicar lo que ve. El dibujo esta inspirado en una foto suya. Cuando era niña siempre pasé mi tiempo a dibujar muñequitas bien vestidas y a contar historias, desde luego en aquel entonces no imaginaba que la formula se haría realidad y con qué éxito gracias a “Sex on The City”.

Lo mejor del ejercicio es que ha sido terapéutico, tan positivamente terapéutico que ni siquiera me siento culpable por no haber visto mi email durante media hora.

La belle vie !

PS La chaqueta es Prada Spring/Summer 2012

Bang bang: todas las versiones

Sin mucho tiempo por ahora. La música todo el día cuando menos me ayuda a no perderme en lamentos siempre repitiendo el mismo verso.

A L (5 años) le encanta Bang Bang de Sheila así que es ya un clásico en su repertorio. Ayer pensé que le gustaría saber que siempre se puede hacer una versión personal de cada canción que nos gusta. Su respuesta a mi propuesta: Quiero aprender italiano. Mina la ha conquistado… Como a mi, como a todos…

¿Conoces alguna otra versión de Bang Bang? ¿Cual es tu versión favorita de Bang Bang?

(Estas preguntas son para darme la ilusión de que hay gente allí leyendo esto, y no solo, que además se interesa en mis temas)