Tuca, Tuca

Adoro Rafaella Carra… Este amor es uno de los mas significantes vinculos dentro de la familia. Cuando alguien pide Rafaella, los demas gritan como si se tratara de Lady Gaga a la salida de un hotel. Tuca, Tuca no es la cancion en el tope de nuestro ranking pero tienen la elegancia de instalarse sin que lo notemos.

las rebajas y mis problemas

Quizás existían en Venezuela, pero la verdad es que yo solo descubrí las rebajas cuando me mudé a Francia. El tema de las temporadas, las viejas y las nuevas, fue entonces una revolución para mi, no sin dolores de cabeza. En agosto, los trajes de baño y las sandalias son substituidas por abrigos y botas, tanto como en enero, cuando el frio hace un pico, las ropas calientes ceden lugar a los sueños de climas exóticos.

Pero el gran tema son las rebajas. Tanto como me cuesta traducir la temperatura en calidad térmica de mis vestimentas, se me hacen cuesta arriba las estrategias para aprovechar al máximo las rebajas. No tengo idea, experiencia o talento para ello. Durante 10 años solo he podido adquirir objetos inutiles, zapatos muy pequeños, abrigos muy grandes, faldas muy cortas, pantalones muy largos, colores que nadie quiso o elementos de guardarropa que nunca utilizaré, en general piezas que me gustan, pero que poco tienen eco en eso que hoy parece constituir mi estilo, una especie de negación al estilo (Estilo, un tema sobre el cual volveré).  Quizás el mayor trauma es confrontar una y otra vez la triste realidad de mi gusto. Siempre me digo, quizás encontraré alguna pieza fabulosa, de esas que se supone me harán única porque no quiero lo que los demás, pero cada vez que tengo que enfrentar la oportunidad de hacerme de alguna renovación vestimentaria durante la temporada de rebajas me doy cuenta de que soy como todo el mundo, eso que quiero ya lo compraron los demás, y lo que queda pues es eso que nadie quiere.

Las rebajas son para mujeres (y hombres) con estrategia, y en ese rubro no entro yo.