las rebajas y mis problemas

Quizás existían en Venezuela, pero la verdad es que yo solo descubrí las rebajas cuando me mudé a Francia. El tema de las temporadas, las viejas y las nuevas, fue entonces una revolución para mi, no sin dolores de cabeza. En agosto, los trajes de baño y las sandalias son substituidas por abrigos y botas, tanto como en enero, cuando el frio hace un pico, las ropas calientes ceden lugar a los sueños de climas exóticos.

Pero el gran tema son las rebajas. Tanto como me cuesta traducir la temperatura en calidad térmica de mis vestimentas, se me hacen cuesta arriba las estrategias para aprovechar al máximo las rebajas. No tengo idea, experiencia o talento para ello. Durante 10 años solo he podido adquirir objetos inutiles, zapatos muy pequeños, abrigos muy grandes, faldas muy cortas, pantalones muy largos, colores que nadie quiso o elementos de guardarropa que nunca utilizaré, en general piezas que me gustan, pero que poco tienen eco en eso que hoy parece constituir mi estilo, una especie de negación al estilo (Estilo, un tema sobre el cual volveré).  Quizás el mayor trauma es confrontar una y otra vez la triste realidad de mi gusto. Siempre me digo, quizás encontraré alguna pieza fabulosa, de esas que se supone me harán única porque no quiero lo que los demás, pero cada vez que tengo que enfrentar la oportunidad de hacerme de alguna renovación vestimentaria durante la temporada de rebajas me doy cuenta de que soy como todo el mundo, eso que quiero ya lo compraron los demás, y lo que queda pues es eso que nadie quiere.

Las rebajas son para mujeres (y hombres) con estrategia, y en ese rubro no entro yo.

2 thoughts on “las rebajas y mis problemas

  1. Qué cachi que te gusten. A mi me aburren un poco ahora, tengo la cabeza en otras cosas, pero sobre todo no me tienta nada perderme en las lineas. Esas tribulaciones, deberiamos hacer un blog invitando a la gente a mostrar esas piezas que compraron durante los saldos y que solo estorban… Los mocasines (Oh my dear) son de ACNE. Otro de los temas ligados a las rebajas, esperé para comprarlos y luego nunca consegui la talla. No me arrepiento porque no tenia ganas de gastarme esa pasta, pero como me harian feliz esos zapatitos. Besos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s